cabecera
twitter_bird_logo_2012.svg
youtube-icon-full_color

Constituida en 2015, la Fundación Eme es una entidad privada y sin ánimo de lucro que tiene como fin fundamental apoyar la Cultura en general, defender la Música en particular, e impulsar el talento de las generaciones nacidas a partir de la Constitución de 1978. Su ámbito jurídico de acción es la comunidad autónoma de Castilla y León sin menoscabo de aquellas actividades puntuales que, persiguiendo los fines fundaciones recogidos en sus Estatutos, puedan desarrollarse en el resto de España o más allá de las fronteras nacionales.

El precedente inmediato de esta Fundación debe encontrarse en la Asociación Cultural “Antonio Salieri”, constituida en 2003 por un grupo de amigos y compañeros que se dotaron así de la personalidad jurídica necesaria para desarrollar actividades de carácter Cultural, Social y de estímulo Joven. La Joven Orquesta Sinfónica de Valladolid (JOSVa) fue, fundamentalmente, el resultado de dicho esfuerzo.

Aquellos doce años hasta la aparición de la Fundación Eme estuvieron marcados por la constancia, la ilusión, el empuje y, sobre todo, la lucha por perseguir metas que, de otra manera, no hubieran estado al alcance de los beneficiarios de todos aquellos proyectos. Gracias a ello, centenares –incluso millares– de jóvenes, y no tan jóvenes, encontraron el mejor sendero para su desarrollo humano, su estímulo curricular y su maduración personal a través del Arte y la Amistad.

Más de trescientos mil euros destinados a obras sociales y de caridad; el padrinazgo de Fernando Argenta, Teresa Berganza o Concha Velasco; y una innegable revitalización del panorama artístico vallisoletano, son los frutos más destacados de los más de cuatro mil trescientos días de trabajo que precedieron a esta Fundación. Ello, sin olvidar la puesta en marcha de la Orquesta Filarmónica de Valladolid, como lógica continuación de la JOSVa y con la misión de recoger el talento de los jóvenes músicos españoles formados en las últimas décadas.

Sin embargo, el horizonte incierto que se vislumbraba en 2003 para quienes entendimos aquel proyecto como un hecho temporal y coyuntural, se nos echó encima como resultado de las vicisitudes propias de este tiempo, y tuvimos dos opciones: renunciar a todo lo logrado, o renovarnos para vivir una nueva etapa.

Es evidente que en nuestro ADN iba impreso apostar por lo segundo. Probablemente tomamos una decisión arriesgada, pero conocemos la fórmula del éxito: trabajo, ilusión y ganas. Seguiremos demostrándolo. Pero, ahora, lo haremos con EME de Más y Mejor.

Contamos con usted, gracias;

 

Ernesto Monsalve

Presidente de la Fundación Eme

 

         @MonsalveErnesto

twitter_bird_logo_2012.svg
jcyl-01
antonio salieri
kutxa